Pachamama’s Day

Hoy 22 de abril, se conmemora el Día de la Tierra. Fue promovido por primera vez en 1970, por el cenador estadounidense Gaylord Nelson. El principal propósito fue crear conciencia por los problemas de superpoblación, contaminación, preservación y conservación de la biodiversidad y muchos otros problemas con el único propósito de proteger nuestro planeta Tierra.

¿Cuántas veces te han dicho que solo tienes que adaptarte?

Cuando ingresamos a la universidad todo fue muy diferente a la época del colegio. Si antes estudiabas y sacabas puros veintes, ahora estudias igual pero te sacas puros ceros.  Todo es diferente, nuevas caras, te sientes distinto y hasta a veces piensas que te has equivocado de carrera (no siempre, pero suele pasar). Pese a tus dudas y constantes cuestionamientos,  cuando hablas con alguien sobre lo que te aqueja suelen decirte  “solo tienes que esperar y adaptarte”. Frase que  hemos escuchado y lo seguiremos escuchando cuando ingresas a un trabajo nuevo, cuando empiezas a convivir o cuando nace tu primer hijo etcétera, etcétera, etcétera.

Pero entonces qué es la adaptabilidad, es la capacidad que tenemos de influir en la resiliencia que se entiendo como la capacidad de los sujetos para sobreponerse a periodos difíciles, contratiempos o incluso resultar fortalecidos por estos.  En encología, Holling, describe el ciclo adaptativo en función de cuatro fases, las cuales son: el crecimiento o explotación (r), conservación (k), liberación (Ω) y la reorganización (α).

4box-adaptive-cycle

La innovación y el aprendizaje son características indispensables para lograr la adaptabilidad. Así, Holling observó que los sistemas (ecológicos, sociales) fluyen a través de ciclos irregulares de las fases ya descritas. Para poder comprender mejor lo expuesto se exponen los siguientes ejemplos:

-Los imperios comienzan como pequeños pueblos que crecen con el tiempo y que eventualmente se liberan o colapsan, sin embargo, dan la posibilidad del surgimiento a nuevas naciones y dejando atrás viejas creencias y modelos de organización tradicionales.

-Un ciclo de negocios puede consistir en una compañía recién iniciada y que comienza a crecer en sus primeras etapas, la compañía puede eventualmente decaer y quedar fuera del mercado, lo que la obligaría a cerrar sus puertas; mientras que los recursos humanos y su experiencia acumulada pueden combinarse con otros recursos y reorganizar un nuevo negocio (Calvente 2007:2).

Durante muchas etapas de nuestra vida hemos tenido que pasar indistintamente por las fases del ciclo de Holling, y ahoramismo  ¿en qué fase te encuentras?

CALVENTE, Arturo. 2007 . “Ciclo de renovación adaptativa”. USAIS Sustentabilidad. pp. 1-9. <http://www.sustentabilidad.uai.edu.ar/pdf/cs/UAIS-CS-200-004%20-%20Renovacion%20adaptativa.pdf&gt;

Conflictos por el agua

Según Julio Alfaro, un conflicto se genera cuando hay contradicción de intereses entre actores, poca o nula disposición para el diálogo y una manifestación abierta de esta situación. Señala que los conflictos por agua se agudizan en la estación seca, cuando hay sequías en la estación húmeda, o ante alteraciones climáticas; sin embargo el que los factores climáticos sean favorables no implica la inexistencia de conflicto sino que este obtiene la condición de latente, y eventualmente se hará manifiesto o real. Asimismo, advierte que la cantidad, calidad y oportunidad del uso del agua no son condiciones suficientes para producir un conflicto por agua, sino que además se requiere una variable social como el crecimiento demográfico, luchas de poder, inconsistencia organizacional, entre otras. Refiriéndose a la dificultad de comunicación entre los actores sociales, sostiene que es usual demonizar o invalidar al oponente, o difamarlo con desinformación; por ello, se hace necesario desarrollar mecanismos de diálogo orientados a reducir los aspectos imaginativos o negativos de unos actores contra otros, y difundir fuertemente el sentido de corresponsabilidad. Sostiene que aplicar el método de Transformación del conflicto [las cursivas son nuestras] a la gestión del agua requiere un trabajo importante en capacitación sobre aspectos sociales, culturales, ambientales, competitividad, economía y sobre los problemas asociados a las distintas visiones culturales del agua (2008).

ALFARO, Julio

2008    Conflictos, gestión del agua y cambio climático. Lima: Soluciones Prácticas-ITDG.

¡¡¡El clima anormal esta de moda!!!

Hoy todos hablan del Cambio Climático, pero más allá de ahondar en las disquisiciones de los científicos, a favor y en contra, respondamos la siguiente pregunta ¿qué percibimos en realidad? Pero hay que tener cuidado en dar una respuesta influenciada por la propaganda y por la información, quizá no mal intencionada pero si direccionada. Porque como decía el ministro encargado de la propaganda del gobierno de la Alemania Nazi, Joseph Goebbels, “miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá”.

Entonces, ¿cómo distinguimos si algo esta cambiando de aquello que es normal? Para responder esto primero deberíamos preguntarnos, ¿qué es normal? Quizá  lo normal para hoy no sea normal para mañana, como lo normal de ayer no es normal para hoy, por ejemplo es claro evidenciar que el comportamiento de la gente varía sustancialmente de una época a otra y aquello que era definido como normal para una época, no es para la otra. Estos cambios no son claramente establecidos en tiempos determinados y prestablecidos, sino son reconocidos en el transcurso del tiempo, entonces, ¿por qué deberíamos aceptar que el clima esta anormal, o en su expresión más mercantilista, por qué aceptar que hay un Cambio Climático?

Quizá nos hemos percatado que, cada cierto tiempo es necesario ajustar el reloj a la hora, ¿por qué será necesario esto?, ¿no que la hora es la misma los 365 días del año? Entonces surge la pregunta, ¿por qué cada cuatro años tenemos 366 días? Al parecer cada cierto tiempo es necesario ajustar nuestra verdad prestablecida y aceptada, para que coincida con aquello que percibimos en la realidad.

No será que lo definido en antaño, como el clima y sus estaciones en tiempos prestablecidos y aceptados como verdad, ¿necesitan un ajuste para que coincida con la realidad?

Ecología del Paisaje: Nacimiento y Evolución

A finales de la década de 1930 el biogeógrafo Carl Trol introduce por primera vez el término ecología del paisaje (landscape ecology), con la finalidad de ser una disciplina que estudie “toda la complejidad de las relaciones causa-efecto que existe entre las comunidades de seres vivos y sus condiciones ambientales en una sección específica del paisaje” (Trol, 1939).

Este planteamiento de Trol es realizado sobre la base de la obra Holism and Evolution (Smuts, 1926), obra donde el filosofo y político sudafricano interpreta el cosmos como una realidad formada por conjuntos dispuestos de manera jerárquica (holon), conectados de forma interdependiente con los otros, empezando por los átomos y acabando en el mismo cosmos. Esta visión de la organización de la realidad es la que Smuts acaba definiendo como una visión holística, una perspectiva según la cual el universo tiene tendencia a construir unidades que acaban formando un todo de creciente complejidad.

Pasarían poco más de tres décadas para que L. von Bertalanffy en su teoría general de sistemas incidiera en el mismo sentido, al considerar “un sistema como una estructura constituida por componentes que exhiben unas relaciones discernibles con otro sistema y que operan juntos como un todo complejo” (Bertalanffy, 1968).

Desde 1950 a 1980 la ecología del paisaje empieza a tomar cuerpo de manera específica en Europa Central. En este largo camino de consolidación, son especialmente destacables las aportaciones realizadas por la geografía y una ecología de carácter holístico, a lo que debe añadirse todo un conjunto de contribuciones procedentes de disciplinas tan diversas como la arquitectura del paisaje, la sociología, la economía o la historia, entre muchas otras, así como las prácticas concretas de gestión y planificación del territorio (Vila et al., 2006).  Es en estas décadas que empiezan a aparecer revistas, libros y congresos con el objetivo de potenciar a la joven ecología del paisaje (Wiens et al., 1993), como sería el primer simposio internacional sobre ecología del paisaje celebrado en el año 1968 (Tüxen, 1968).

La década de los ochenta supone el despegue definitivo de la ecología del paisaje y también el desplazamiento del núcleo central de trabajo desde Europa hacia Estados Unidos (Farina, 2006). Esta etapa destaca tanto por aportar nuevos conceptos a la disciplina, como por los avances que se producen en la investigación entorno a la fragmentación de hábitats y a la conservación de la biodiversidad, los corredores biológicos y la conectividad, y el desarrollo de métodos cuantitativos y estadísticos, entre otros temas de interés preferente (Forman, 1995).

En la actualidad, se puede afirmar que la ecología del paisaje es, a grandes rasgos, un enfoque científico con una visión holística de la complejidad ambiental, de carácter transdisciplinario pero con una aportación especialmente trascendental de la geografía y la ecología. Esta confluencia se ha concretado en la adopción de algunos principios y conceptos propios de la ecología para el estudio del paisaje a partir de un análisis eminentemente geográfico. Una visión de síntesis fundamentada especialmente en la incorporación, por una parte, de la interpretación de la heterogeneidad horizontal, un enfoque propio de la geografía que centra su atención en la distribución de los paisajes a lo largo del territorio. Y, por otra parte, el análisis de la heterogeneidad vertical, una perspectiva propia de la ecología, que hace hincapié en la interrelación entre los distintos elementos bióticos y abióticos en una porción determinada de paisaje.

INTERACCIÓN DE LOS SISTEMAS HUMANOS Y LOS SISTEMAS NATURALES

A veces la actividad humana repercute de forma negativa como consecuencia del desarrollo de los países: Sobre explotación de los recursos, la deforestación, contaminación, etc.. La naturaleza también puede afectar negativamente a la especie humana:  Los desastres naturales. Las Ciencias Medioambientales han surgido como base para resolver estos problemas ambientales que nos aquejan. Para ello se hace necesario conocer el funcionamiento de los diferentes sistemas que constituyen el sistema Tierra y profundizar en el estudio de las relaciones de ellos con la especie humana, que pueden enfocarse bajo tres aspectos: . Riesgos derivados de su dinámica. . Recursos que nos proporcionan. . Impactos que reciben por la acción antrópica.

podemos  indicar que  los sistemas ambientales estructural mente orientados a garantizar la permanencia de los procesos ecológicos y evolutivos que permiten a los pobladores y sus comunidades que habitan en las áreas comunes y protegidas un aprovechamiento cada vez mayor y mejor de los servicios ambientales que los ecosistemas están en capacidad de aportarles

ENERGÍA RENOVABLE

A raíz de la crisis del mercado petrolero en 1973, países de Europa Occidental, Estados Unidos y muchos otros países, se vieron obligados a disminuir la dependencia del petróleo  por el incremento de su precio, una de las medidas adoptadas fue el desarrollo de tecnologías para aprovechar las energías renovables.

Se denomina energía renovable a la energía que se obtiene de fuentes naturales virtualmente inagotables, ya sea por la inmensa cantidad de energía que contienen, o porque son capaces de regenerarse por medios naturales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En las últimas décadas la preocupación por el incremento de gases de efecto invernadero, las cuales son provocadas en su mayoría por la quema de combustibles fósiles, trajo como resultado la preocupación mundial para buscar alternativas de reducción de estos gases, lo que finalmente llevó a un replanteamiento de la matriz energética mundial, e hizo voltear la mirada al uso de las energías renovables. Producto de la convocatoria mundial sobre el calentamiento global nació el Protocolo de Kyoto, cuyo objetivo es reducir la emisión de los gases de efecto invernadero, estimulando el uso de energías renovables entre otras medidas.

El Perú no es ajeno a la preocupación mundial del cambio climático, por lo que  ha sido necesario que el Estado desarrolle una política energética que incluya las energías renovables, estableciendo un marco regulatorio claro, y un porcentaje fijo de intervención de la energía renovable en la matriz.

Gráfico No 01: Visión Futura de la Matriz energética

 

Fuente: Ministerio de Energía y Minas – Visión Futura de la Matriz Energética.

El Decreto Legislativo No 1002 hace referencia de los Recursos Energéticos  renovables (RER)[1] clasificándolas de la siguiente manera: “Para efecto del presente Decreto Legislativo, se entiende como RER, a los recursos energéticos tales como biomasa, eólico, solar, geotérmico y mareomotriz. Tratándose de la energía hidráulica, cuando la capacidad instalada no pasa los 20 MW”.

Estamos avanzando en materia de desarrollo de Energías Renovables; sin embargo, nos falta mucho por hacer en materia de regulación, normativa, difusión y promoción de inversión para el uso de energías renovables a nivel productivo y de gran escala como lo vienen haciendo otros países.


[1]El artículo 3° Recursos Energéticos Renovables (RER) del Decreto Legislativo de Promoción de la Inversión para la generación de electricidad con el uso de energías renovables, publicada el 2 de mayo de 2008 señala las fuentes de energía renovable para la generación de electricidad.